Comienzan trabajos de mejoramiento en torre y válvulas de Embalse Lautaro

* En el marco del Anexo Convenio de Cooperación entre JVRC y SCM Lumina Copper Chile, Caserones.
* Las obras contemplan la instalación de nuevas escalas, mejoramiento en el sistema de iluminación y recambio de pernos desgastados por corrosión, entre otras mejoras.

Con fondos provenientes del Anexo Convenio de Cooperación existente entre SCM Lumina Copper Chile, Caserones y la Junta de Vigilancia del Río Copiapó y sus Afluentes, esta semana comenzaron a ejecutarse las obras de mejoramiento en la torre de acceso y en la sala de válvulas del Embalse Lautaro.
Construido entre 1928 y 1942, su objetivo básico era regular el caudal del río y asegurar el riego potencial de unas 6.000 hectáreas del Valle.
El 15 de octubre del 2013, tras 63 años de espera, el antiguo y deteriorado Embalse Lautaro pasa legalmente a ser propiedad de la Junta de Vigilancia del Rio Copiapó y sus Afluentes, Corporación de derecho privado, sin fines de lucro que tiene objeto administrar y distribuir las aguas superficiales del Río Copiapó y de sus Afluentes (Río Manflas, Jorquera y Pulido), de forma eficiente y equilibrada a sus 1,120 asociados.
Los trabajos de mejoramiento del Embalse, se enmarcan en la política de constante búsqueda de eficiencia hídrica del sistema de distribución de aguas, tal como señaló el gerente general de la JVRC, Cristian González: “Como Junta de Vigilancia queremos seguir aportando con soluciones reales para un uso eficiente del Recurso Hídrico y estas mejoras nos van a permitir operar de forma más segura el embalse y, en un futuro cercano, implementar telemetría y control automático para operar el Embalse a distancia, lo que sin duda, será un aporte a la tranquilidad de la población y para todos los regantes”.
El costo del proyecto alcanza los 109 millones de pesos y el plazo de ejecución es de 3 meses.

Objetivos
Debido a la antigüedad de la estructura, lo más urgente será corregir el riesgo que podría representar la fatiga de los materiales -tanto de la torre como de las válvulas- creando las condiciones básicas de seguridad y garantizando la entrega de agua oportuna y en la proporción exacta a todos los regantes.
De la misma forma, se creará un banco procedimientos, de mantención y de operación con la información técnica necesaria para el adiestramiento del personal y correcto manejo del embalse.

Trabajos en Sala de Válvulas
Luego de las labores de rehabilitación del Embalse, producto del barro que inundó la sala de válvulas, se realizó una evaluación general del sistema. En esa ocasión, se realizó una medición de espesor de los pernos de cada válvula, mediante técnica de ultrasonido con instrumentos de última generación, procedimiento mediante el cual no fue posible determinar el verdadero espesor de cada perno.
Por esta razón se llevará a cabo el retiro y reemplazo de pernos de las válvulas, utilizando una prensa mecánica para evitar que la presión rompa la estructura debido a la debilidad de las piezas.
De no realizarse esta intervención, los pernos y tuercas que unen los cuerpos de las válvulas podrían colapsar producto de la fatiga de material producida por el avanzado estado de corrosión que presentan.
De producirse este evento, la válvula afectada podría partirse en dos, descargándose violentamente la totalidad de agua embalsada y sin ninguna posibilidad de control.
Ante esta posibilidad, el Directorio de la JVRC decidió de forma preventiva realizar los trabajos, para evitar posibles daños a la población.
Mejoramiento Accesos y Torre
Dentro de las mejoras en que se llevarán a cabo en los 30 metros de torre, está contemplada la fabricación de escalas metálicas con jaula de protección, para el reemplazo de las existentes escalas de madera.
Además, se iluminará el interior de la torre, poniendo énfasis en la sala de válvulas, ya que este aloja todo el mecanismo de accionamiento. Allí se instalarán un circuito de alimentación eléctrica en cable sumergible, con cajas repartidoras herméticas, protección térmica independiente, faros de iluminación LED, además de la iluminación del tramo inicial del túnel de descarga.
Patricio Cabrera, gerente general de Maquisa, empresa a cargo de las obras, señaló que “lo importante es generar las condiciones seguras de operación y de mantención, las condiciones seguras pasan por mejorar los accesos, mejorar las escalas, que están al borde de la rotura, desgastadas en forma muy severa y muy crítica, es muy probable, que de no haberse hecho esto, podría haber algún accidente”.
Con estas mejoras, se espera la vida útil del sistema operativo del embalse se prolongue, al menos, por 20 años más. Lo que, sin duda, será un elemento de tranquilidad para la población y para todos los regantes.

 

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp