El renacer del río Copiapó

"Renacer o Revivir", es el significado de Kaukari en lengua quechua. Su nombre hace sentido cuando permite recuperar un espacio hasta ahora perdido por los copiapinos: el borde del río.

La inauguración de este espacio ocurre justamente en un período de abundancia hídrica, una sincronía que no es usual. Pero ¿Tendremos realmente en el futuro agua en el río y más oportunidades de ocupar esos espacios en esta área urbana? ¿O será en un futuro solo una postal que recordaremos con nostalgia?

Para que la gente pueda seguir disfrutando de lo que hoy nos ofrece el Kaukari, se requiere de una obra de riego con capacidad real de gestionar de manera eficiente las aguas superficiales del río Copiapó. Sin ella, de seguro, volveremos a ser testigos de la lamentable imagen del río Copiapó transformado en una faja de tierra seca.

Con el parque Kaukari, la ciudad recuperó la posibilidad de que en el futuro Copiapó cuente con nuevos parques ribereños en una gran extensión. Sin duda, el Kaukari no tendría un real impacto si el río Copiapó no contara con agua, ya que cualquier iniciativa destinada a darle mayor dignidad a dicho cauce, requiere del vital elemento como una condición natural del mismo.

En ese sentido, la planificación y diseño de la infraestructura del parque -que continúa en una tercera etapa- debe considerar el recurso hídrico como una parte integral del mismo, un río con agua que fluya de manera permanente y continua todos los días del año.

En los últimos 4 años, la Junta de Vigilancia del Río Copiapó y su Afluentes ha estado promoviendo e informando a la ciudadanía, sobre la importancia del proyecto Embalse Lautaro 2.0: una obra de riego al parecer olvidada, al igual que el río Copiapó, que permitiría cambiar la forma de enfrentar el problema histórico de la escasez hídrica de la cuenca, además de las múltiples bondades que generaría.

Trasformar el proyecto de mejoramiento “Embalse Lautaro 2.0” en un proyecto región es fundamental para el bienestar de la ciudad y sus habitantes. Solo así el parque urbano Kaukari constituirá “Vida en el nuevo río” en lengua del pueblo Atacameño, y podremos cambiar el rostro a la capital regional.

Si se olvida o simplemente no se considera el rol que el río Copiapó cumple para la vida urbana de la ciudad, difícilmente podremos realzar el valor de este hermoso parque y de esta hermosa ciudad. Hoy, tenemos en nuestra manos la posibilidad de saldar aquella deuda pendiente con nuestra tierra, hoy podemos hacernos cargo de nuestro porvenir y asegurar la vida de nuestro valle. Por nuestro futuro, hoy más que nunca el Embalse Lautaro es UN PROYECTO DE VIDA PARA ATACAMA Y SU GENTE. 

 

 

 

Juan Carlos González Zelada

Secretario del Directorio JVRC