Diputada Provoste comprometió apoyo a Proyecto Lautaro 2.0

**La implementación de las mejoras permitirá una gestión integrada de la cuenca debido a la recarga de todos los sectores del acuífero.


En una reunión sostenida con un equipo de la Junta de Vigilancia del Río Copiapó y sus Afluentes, JVRC, la diputada Yasna Provoste conoció en detalle los alcances del Proyecto Lautaro 2.0, que actualmente busca apoyo y financiamiento para su ejecución.
“En nuestro valle existe una gran certeza: para mejorar nuestra situación hídrica es necesario el mejoramiento del Embalse Lautaro, una obra que se construyó hace 80 años y que debido a sus problemas de permeabilidad evita que podamos gestionar más del 50% del agua que ingresa. Y como Junta de Vigilancia tenemos la convicción que el Lautaro 2.0 nos permitirá no sólo administrar mejor las aguas, sino también generar instancias que permitan mejorar la calidad de vida de todos los habitantes del Valle de Copiapó”, señaló Cristian González, gerente general de la JVRC.
En términos simples, se trata de un proyecto para un sector de la represa que permitirá contar con una capacidad real de 12 millones de m3. De esta forma, se asegura un manejo eficiente en la gestión de las aguas superficiales permitiendo además una recarga natural, mediante la escorrentía del Río Copiapó hacia los distintos sectores del acuífero. La idea es favorecer una coexistencia entre los sectores agrícola, minero, sanitario y medioambiental.
“Hemos comprometido desde nuestra oficina parlamentaria todo el apoyo para concretar, lo antes posible, un espacio de conversación público-privado que no solo permita garantizar los recursos para una obra importante como es el Embalse Lautaro 2.0, sino también para tener una mirada y un modelo mucho más integral respecto de cómo debiera ser una zona donde si bien es cierto el agua es escasa no debemos tener ninguna duda de que la prioridad de su uso es vital y, en ese sentido, la función de subsistencia del agua tienen una prioridad muy clara respecto de las personas”, anunció la diputada Yasna Provoste.
En las últimas semanas, el proyecto de mejoramiento de la represa se transformó nuevamente en centro de atención debido la Gira de Prospección Tecnológica e Hídrica que llevó a regantes y a un grupo de la JVRC a conocer la realidad de Australia y sus capacidades en gestión de sistemas, gobernanza y tecnologías para el tratamiento de recursos hídricos.
Desde esa perspectiva, el Lautaro 2.0 resulta clave para una gestión integrada de la cuenca del Copiapó, ya que permitiría contar con una reserva y, al mismo tiempo, dejar fluir las aguas superficiales a lo largo de todo el Valle de Copiapó.
“Queremos felicitar el esfuerzo y compromiso que ha tenido la Junta de Vigilancia con una mirada mucho más integral de la cuenca, con el manejo eficiente de un bien que es tan escaso en nuestra comunidad como es el agua y nos parece notable que ellos hayan hecho el esfuerzo de visitar , de conocer algunas otras experiencia internacionales que han sido exitosas respecto del manejo integral del agua y que, además, tienen condiciones similares desde el punto de vista del clima que tiene nuestra zona y nuestro país en particular”, señaló la parlamentaria.
Hasta ahora, el proyecto ha sido impulsado sólo por el sector privado. Es por ello, que la JVRC decidió solicitar al Gobierno Regional que se haga parte en la búsqueda de soluciones a los graves problemas de permeabilidad del Lautaro.
A juicio de Provoste, la alternativa propuesta por la JVRC es una buena señal de cómo debiera abordarse el tema hídrico en Chile. “Nos parece que todos aquellos que hoy tienen acciones y responsabilidades en materia hídrica debieran ser contribuyentes para que, primero, el agua sea una prioridad para las personas, que esta agua sea de buena calidad y que, además, podamos incorporar elementos que nos permitan reutilizar este recurso que es tan escaso en esta zona, pero que a partir del esfuerzo inclaudicable que ha llevado adelante la Junta de Vigilancia nos abre también una puerta de esperanza en cómo hoy día podemos instalar en Atacama un modelo que podría replicarse en el resto del país desde la perspectiva de un manejo sustentable del agua”, sentenció.