JVRC inauguró Canal Matriz Mal Paso Etapa II


*Desde mediados de mayo – y en pleno desarrollo de las labores de rehabilitación- comenzó a ejecutarse una de las obras emblemáticas del 2015: el mejoramiento del Canal Mal Paso. El objetivo principal de la obra es la implementación de nuevas tecnologías para seguir avanzando en el desarrollo sustentable del Valle de Copiapó*

Con la presencia de agricultores y de autoridades regionales se inauguró esta mañana la segunda etapa del Canal Matriz Mal Paso, en la Comuna de Tierra Amarilla.
Construido en 1966, es utilizado para distribuir la totalidad de las aguas del Río Copiapó, abasteciendo a 20 comunidades de aguas, que agrupan a 933 dueños de derechos de agua.
Esta vez, La Junta de Vigilancia del Río Copiapó y sus Afluentes, JVRC, llevó a cabo el entubamiento del Canal Matriz Mal Paso entre el kilómetro 4,420 y 5,665, en un total de 1.245 metros de tubería de HDPE de 900 mm, que permitirán una capacidad de porteo de 900 l/s.
Las obras –que se ejecutaron desde el 25 de mayo- evitarán pérdidas estimadas en torno a los 20 l/s, lo que permitirá seguir aumentando la capacidad hídrica disponible para los regantes del Valle de Copiapó.

Buscando soluciones
El objetivo principal del proyecto es incrementar la disponibilidad del recurso, aumentando la eficiencia en la conducción de las aguas y evitar pérdidas asociadas a infiltración, evapotranspiración y desbordes.
La obra tuvo un costo total de 9.872,78 UF, proyecto que fue beneficiado con recursos públicos a través de la bonificación de la ley 18.450 de Fomento al Riego, con un total de 7.404,59 UF.
Además, los trabajos fueron cofinanciados a través del Convenio de Colaboración existente entre la JVRC y Minera Lumina Copper Chile, Caserones, cuyo objetivo es apoyar a los agricultores del Valle de Copiapó, especialmente a pequeños hortaliceros quienes no cuentan con pozos ni otras fuentes de agua. De esta forma, la minera aportó 120 millones de pesos.
A juicio de la seremi de Agricultura, Patricia Olivares, la inauguración de la obra representa un hito en un año que ha estado marcado por la rehabilitación post aluviones. “Ciertamente, esta obra nos va a permitir un uso más eficiente del agua, para todos nuestros productores y agricultores. Además, está en un contexto muy especial, porque este año vivimos un desastre natural que destruyó gran parte de la infraestructura de riego en nuestra región y hemos hecho los esfuerzos necesarios para ir rehabilitando cada una de esas obras”
Por su parte, Jaime Andrade, Gerente Asuntos Externos y Comunicaciones de Lumina Copper Chile, Caserones, destacó el aporte que representa este tipo de obras para el desarrollo Atacama: “nos convoca un tema que es clave para la agricultura y la minería, que es el agua. El agua es un recurso escaso e imprescindible para la actividad económica de estos dos sectores y por eso tenemos este trabajo conjunto, este esfuerzo por poder mejorar la sustentabilidad del recurso agua y, por esa vía, contribuir al funcionamiento tanto de nuestra actividad como de la actividad de los agricultores y, por ende, redundar en un aporte a la actividad económica de la región”.
Álvaro Isla, Coordinador de la Macro Región Zona Norte de la CNR, recalcó el avance que significa en materia hídrica: “esta obra tiene dos importancias fundamentales: uno, que estamos haciendo una inversión que va focalizada en mejorar la eficiencia del recurso hídrico y dos, que es una obra que no se detuvo dada la catástrofe que hubo en marzo, por lo cual, es un doble esfuerzo que la hace muy importante para la región”.
Timothy Taffe, Presidente del Directorio de la Junta de Vigilancia del Río Copiapó y sus Afluentes destacó la importancia para la agricultura del Valle de Copiapó: “Para los agricultores de Copiapó es un segundo momento muy importante en el año. El primero fue la entrega de los bonos por parte de la Comisión Nacional de Riego, cerca de 4.000 millones de pesos para obras de regadío para la región de Atacama, que es una cifra inédita para nosotros. Y, hoy día, estamos pudiendo dar término a la segunda etapa del Canal Mal Paso, que es un anhelo que yo diría durante décadas el VII, VIII y IX distrito de Riego de Copiapó necesitaban: poder dar seguridad y tranquilidad de agua a los pequeños agricultores, los hortaliceros de Copiapó. Con esto, logramos recuperar hoy día cerca de 60 litros con lo que llevamos acumulado y cuando logremos terminar completo el canal, de aquí a unos años más, vamos a poder recuperar entre 70 y hasta 90 litros por segundo, que es mucha agua para una región desértica como la nuestra”.
Con este tipo de proyectos se busca solucionar los problemas que desde 2008 se han detectado en nuestro valle como son la degradación del acuífero, la baja incorporación de nuevos recursos, deficiente infraestructura de riego, freno a la inversión privada, sobreotorgamiento de derechos de aguas, utilización de canales como balnearios y basureros, entre otros.
Hasta la fecha, se ha logrado entubar 5,4 kilómetros de un total de 10,5 que se pretenden rehabilitar.