Embalse Lautaro: Cuando se desbordó el rumor

Construido en la década del 30, fue hecho para resistir crecidas, terremotos y otras emergencias. Durante las lluvias de marzo pasado mantuvo siempre sus compuertas cerradas y su muro no presentó ningún daño estructural.


“Estamos muy preocupados, nos informan que el tranque Lautaro está en su límite, no sé si es efectivo porque no lo pudimos ver cuando sobrevolamos. Si es así podría ser una situación muy compleja, muy difícil”, informaba a radio Cooperativa la senadora Isabel Allende, durante la tarde del 25-M.
Durante el atardecer en medio del pánico, cientos de personas corrían despavoridas entre el barro del sector Paipote, y en la comuna de Tierra Amarilla personal del municipio solicitaba a la gente evacuar sus casas, ante los rumores aparecidos en redes sociales que afirmaban que el Embalse se había desbordado y el agua llegaría pronto hasta sus hogares.
“Los bomberos andaban con megáfono diciendo que se fueran a los cerros, lo mismo la gente de la municipalidad, como a las 7 de la tarde comenzaron a pedir que evacuaran hacia los cerros porque el embalse se había rebalsado, que había roto y que no lo habían parchado bien. La gente corría de cerro en cerro porque también decían que se venían otras quebradas, mis amigas de Luis Uribe andaban vueltas locas corriendo, fue un caos, nosotros no teníamos luz, dormimos vestidos por si pasaba algo”, nos cuenta Gabriela Morales, vecina de Tierra Amarilla.
Pero no fue sólo un simple rumor de calle. Incluso medios regionales y nacionales anunciaron irresponsablemente las informaciones, validando las especulaciones, haciendo que cundiera el pánico entre la población. Dijeron que el embalse se había desbordado, que se habían abierto sus compuertas e incluso que tenía daños graves en su estructura por lo que sería abierto por fuerzas militares, quienes se trasladaban en helicóptero junto a otras autoridades.
Esos rumores se transformaron en una preocupación sin argumentos, ya que personal de la JVRC mantuvo informadas permanentemente a las autoridades acerca de la inexistencia de peligro, estableciendo comunicación con el gobernador de Copiapó, Mario Rivas, la Directora de Obras Hidráulicas, Michelle Cathalifaud e incluso con el propio ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, a quien se le explicó que el Embalse, previo al aluvión se encontraba prácticamente vacío, por lo que era imposible que este se llenara en pocos días.
Se les indicó, además, que la cortina del embalse estaba siendo usada como una medida de protección a favor de la ciudadanía ya que estaba reteniendo un caudal de 25.000 litros por segundo, los que de no haber sido contenidos hubiesen aportado a que los daños provocados por la bajadas de las quebradas hubiesen sido peores.
De la misma forma -teniendo en cuenta que esos canales de comunicación no eran suficientes- la JVRC decidió mantener informada a la ciudadanía a través de Radio Maray y de nuestra Web.


¿Cuáles fueron las razones de esa tranquilidad?


Nildo Pedemonte Locatelli, es Ingeniero en Ejecución en Minas y comenzó su carrera en la Dirección General de Aguas en 1947. Hoy, a 5 meses de cumplir 90 años conoce a la perfección el Embalse Lautaro. “Aunque se llene, funciona el descueve por arriba, no hay posibilidades de que se rompa. Está hecho para cualquier eventualidad tanto de terremoto como de aluviones porque la capacidad que tienen de evacuación es de 75 m3 x segundo, que en ningún momento va a rebalsar de una vez. Tiene una cortina de Hormigón armado en el medio del muro que sirve de protección para evitar las filtraciones y justamente para darle resistencia, el vertedero (que se llama la parte del rebalse) está calculado para 70 m3 el vertedero la capacidad es de unos 75 m3 y segundo, que en ningún momento se expone a la destrucción del muro del traque, está calculado para caso de emergencia, y en caso de emergencia de temblor también tienen resistencia por la cortina que el cable tiene”, relata.
El desborde en el Embalse Lautaro se produce cuando el nivel de altura del estanque sobrepasa los 24.23 mts. Esta agua sobrepasa el muro de contención del embalse y se vierte por el vertedero aguas abajo. Cuando las aguas del embalse sobrepasan la altura máxima, las aguas que no pueden ser retenidas o no logran ser evacuadas de manera apropiada por la compuerta del embalse, comienzan a bajar por el vertedero aguas abajo por el valle hacia los demás distritos, así funcionó el año 1987,1988, 1998, nos cuenta don Nildo.
Cristian González Gerente de la JVRC señala que “ante los reportes de meteorología que anunciaban grandes precipitaciones en pocas horas y con la isoterma cero a unos 4.200 msnm, decidimos actuar responsablemente y a partir del día 23 de marzo decidimos cerrar las compuertas del Embalse Lautaro, y suspendiendo las entregas de aguas hacia su red de canales, pensando siempre en prevenir daños mayores hacia los regantes y evitar así que el Rio Copiapó condujera más agua y que se causaran daños mayores a la vida, salud o bienes de la población.
Y agrega “Siempre informamos de los acontecimientos, ya que mantuvimos contacto con personal de la empresa Caserones y agricultores de la zona alta quienes se transformaron en un constante apoyo de monitoreo, sobre todo una vez que se perdió el contacto vía señal celular con los funcionarios ubicados en el Embalse Lautaro”.
Además de lo que se visualizaba en terreno, la información técnica que mantiene la junta en sus dependencias respaldaba esa tranquilidad. Los informes señalan: “Embalse Lautaro, es una obra que data desde el año 1942 que se encuentra completamente operativa de acuerdo al estudio de mejoramiento realizado por el Ministerio de Obras Públicas, Dirección de Obras Hidráulicas, Región de Atacama, año 2009. Recalcando que “la presa del muro no presenta problemas de estabilidad”.
Informes en terreno y respaldo técnico, fueron las claves para mantener nuestra tranquilidad. Lo demás, sólo fueron rumores.

FOTOGRAFÍAS:

EMBALSE LAUTARO EL DÍA 25 DE MARZO DE 2015

NILDO PEDEMONTE, INGENIERO EJECUCIÓN MINAS, EX DIRECTOR DIRECCIÓN GENERAL DE AGUAS